Si por algo se ha vanagloriado la Apple de este siglo XXI ha sido por el cuidado que la compañía ponía en sus productos, haciendo que dispositivos como los iPhone funcionasen significativamente mejor que los homólogos de otras marcas. Algo que ya parece no ser así.

La mejor experiencia en un smartphone

Comprar un iPhone siempre ha sido sinónimo de comprar calidad y una experiencia móvil casi perfecta y la verdad sea dicha, hasta hace un par de años, con un Android a medio hacer y un Windows Phone con su gap de aplicaciones, la solución de Apple era sin duda una de las mejores sino la mejor opción.

No obstante, los tiempos han cambiado y las cosas ya no son lo que eran y es que, a pesar de que con la casi desaparición de Windows Phone ya sólo quedan dos contendientes, Apple se está encontrando con un Android que le come terreno a pasos agigantados.

Un iOS 11 que no termina de dar con la clave

Hasta ahora podíamos decir que Android tenía la cuota que tenía gracias al bajo precio de sus terminales pero ahora, con unas Samsung y Huawei haciendo virgerias, y un Android cada vez más pulido, Apple tiene un serio problema. Un problema que se ha acentuado con sus últimos iPhone 8 y 8 Plus, unos terminales que comparados con los Samsung Galaxy S8 y S8 Plus o los dispotivos de Huawei parecen una broma cara de mal gusto.

Y eso no es lo peor de todo ya que los usuarios de Apple, además de ver como el resto de las compañías lanzan productos que a nivel de hardware pintan la cara a los iPhone no X, están sufriendo las consecuencias de la peor versión de iOS en lo que a problemas se refiere.

Problemas de rendimiento y autonomía

Y es que por desgracia, todo lo bueno que ha sido iOS 11 para los iPad, quienes han dado un salto importante en lo que a funcionalidad se refiere, ha sido catastrófico para los iPhone, unos dispositivos que con la última versión de iOS han pasado de ser un mechero a un smartphone que llora batería por todos sus biseles.

cnet3

Es posible que este iOS 11 sea una de las mayores actualizaciones de la compañía de Cupertino en lo que a introducir nuevas funciones se refiere, pero todos nos hacemos la misma pregunta. ¿Dónde quedó aquella Apple de Steve Jobs que cuidaba su sistema operativo con mimo paternal? ¿Qué le quedan a los smartphones de Apple sin su optimizado iOS?

Las cosas son cada vez más complicadas para la compañía de Cupertino, una compañía que recordemos basa su economía en gran medida en la venta de smartphones. Esperemos que, por el bien de todos, Apple salga de este lío y vuelva a hacer de su sistema operativo el paladín de la optimización.

Imagen 1 | Imagen 2 |Imagen 3