Ayer se presentaron por fin los nuevos Google Pixel 2 y Google Pixel 2 XL, unos terminales diseñados por la compañía de Mountain View y fabricados por la taiwanesa HTC y la surcoreana LG. Dos dispositivos que llegan al mercado para ofrecer la experiencia Android puro en el mejor hardware posible.

Los Google Pixel 2, como podemos ver en las fotografías, son unos interesantes terminales que llegan para mejorar en aquellos aspectos en los que sus antecesores fallaban, aspectos tales como el aprovechamiento del frontal del dispositivo, uniéndose así a la cada vez más amplia lista de fabricantes que llevan sus pantallas hasta el borde. Al menos en el caso del Google Pixel 2 XL .

Enfocados a los servicios de Google

Estos nuevos Google Pixel 2, según promete la compañía ahora dirigida por Sundar Pichai, ofrecerán la mejor experiencia Google del mercado. Una característica que, la verdad sea dicha, no estoy completamente seguro de que sea un aspecto con el que tratar de enaltecer al terminal

No obstante, estos nuevos Google Pixel, tras el fracaso de OnePlus y su OnePlus 5, quedan prácticamente como la única alternativa para todos aquellos que buscan un terminal premium con Android Stock. Y es que por suerte o por desgracia, si no somos amigos de las capas de personalización, y a la espera de lo que hace la nueva Noki/HMD Global, pocas son las opciones que quedan en la gama alta, una gama alta copada por Samsung y su Touchwiz y Huawei y su EMUI. Dos capas de personalización que si bien han mejorado de forma exponencial, son un comedero de cabeza para los amantes de Android puro.

Resultado de imagen de google pixel 2 xl

Pixel a precio de iPhone

Así, y volviendo al tema que nos ocupa en este artículo, nos encontramos con una Google dispuesta a lanzar unos terminales con los que pelear de tú a tú con los iPhone de Apple. Pelear tanto en lo que a hardware se refiere, con unas cámaras de fotos que son la envidia del sector como demuestra el 98 sobre 100 que le otorga DXOMARK, como en precio.

Sin embargo, algo en lo que parece no piensa la compañía de Mountain View es que no todas las empresas son Apple, y ofrecer un dispositivo, por muy bueno que sea, por 959 euros, precio del Google Pixel 2 XL con Orange, es poco menos que pegarse un tiro en el pie.

Un precio en el que sólo Apple se desenvuelve bien

Nadie duda que estos nuevos Google Pixel sean la principal opción a la hora de obtener la mejor experiencia posible en Android, pero ni los servicios añadidos de estos terminales ni el soporte que Google ofrecerá, el cual recordemos llegará únicamente a los 18 meses, son motivos suficientes como para equiparar en precio estos dispositivos con los de la compañía de Cupertino.

No quiero decir que estos nuevos Google Pixel no valgan ese precio viendo cómo anda el mercado, sólo que quien esté dispuesto a pagar casi mil euros en un smartphone seguramente se planteará o bien la compra de un iPhone X o la de un Samsung Galaxy Note 8, un terminal que gracias a su S Pen sí que aporta algo diferenciador y único y que se hace más que interesante en sectores como el empresarial.